Mueble para tv

Los ratos en familia, en pareja o a solas frente a la televisión son uno de los pequeños grandes placeres de la vida. Disfrutar de tu serie favorita, una película o tu programa de televisión preferido después de un largo día de trabajo y deberes es tan reconfortante como obtener un premio por el esfuerzo que realizas cotidianamente, y por ello, es importante saber escoger el lugar en donde quieres instalar la pantalla. 

La ubicación del televisor también es clave para poder disfrutar de una mejor experiencia, y sin duda, una de las mejores opciones para situarlo es con la ayuda de un mueble especial.

Existen muchas opciones de muebles para televisor; los hay pequeños, medianos y grandes, así que a la hora de adquirir uno todo es cuestión de gustos y espacios. Si eres una persona a la que le gusta mantenerse a la moda incluso cuando se trata de interiorismo, posiblemente te estés preguntando cuál mueble es el adecuado para sostener tu televisor y al mismo tiempo dar una vista fresca y sofisticada a tu hogar. 

En cualquier caso, lo principal y, sobre todo, lo más importante es tu comodidad. Si tu mueble es agradable a la vista y puedes identificarte con él de una manera única, sin duda ese mueble es para ti;  de lo contrario, cuando un mueble te hace sentir que el espacio está entorpecido, sucio o desperdiciado, es momento de cambiarlo. 

Si aún no sabes qué opción escoger o cómo elegir adecuadamente, presta atención a los siguientes consejos:

1.    Considera tu propio estilo: Cualquier mueble instalado dentro de tu hogar, debe hacer armonía con el resto de los detalles de decoración. El interiorismo es una de las actividades más satisfactorias de realizar, pues se basa fundamentalmente en tu gusto personal y en ese toque único implícito en tu esencia y estilo. Por eso, más que lucir tu TV, considera adquirir un mueble que se lleve bien con tu personalidad.

2.    Comodidad y altura: Al ser un mueble para TV, es necesario considerar la altura a la que pretendes disfrutar de la vista que ofrece. Si es un mueble demasiado alto, puede ser que no distingas correctamente las imágenes proyectadas en el televisor, además de los terribles dolores de cuello que puede traer consigo mantener la cabeza elevada para tratar de fijar la vista. Por el contrario, si es demasiado bajo, puede ser incómodo mantener la vista baja y con solo un poco de tiempo, puede desencantarte la idea de pasar un tiempo frente a la pantalla. Lo ideal es conseguir una altura media, en la que puedas mantener la vista fija y cómoda, al mismo tiempo que puedas observar las imágenes si deseas recostarte en el sofá, o si decides mantenerte de pie.

3.    Espacios de ventilación: Más allá de considerar la altura y las dimensiones de tu mueble para televisor, considera elegir uno que cuente con canales de ventilación suficientes para despedir el calor que genera el funcionamiento del aparato. Además de tener buenos espacios para la ventilación, un tip extra puede ser escoger un mueble que te permita ocultar el cableado y la parte trasera que no frecuentemente es desagradable a la vista.

ConsejosMueblesMuebles para tv